Qué ver en Marrakech

Qué hacer y qué ver en Marrakech

Marrakech es una ciudad situada en el país de Marruecos. Su rimbombante nombre significa “Tierra de Dios” traducido al castellano; aunque también es popularmente conocida como “La ciudad roja”. En estas impresionantes tierras de menos de 2 millones de habitantes, la arquitectura y la cultura del desierto combinan perfectamente. Sus plazas, bazares, palacios y mezquitas se encargarán de robar tu atención. En este artículo vas a conocer todos los atractivos que ver en Marrakech.

Lugares imprescindibles que ver en Marrakech

Mezquita de Ben Youssef

Uno de los lugares más icónicos que ver en Marrakech es la Mezquita de Ben Youssef. Fue construida en 1565 y se consagra como la institución religiosa de educación superior más grande de Marruecos. Compuesta de 130 celdas, permitió alojar alrededor de 900 estudiantes religiosos. Su imponente tamaño y el riguroso aspecto de su arquitectura, hace que esta mezquita o madraza se haya convertido en el museo más visitado de la ciudad.

Mezquita de Ben Youssef
Mezquita de Ben Youssef – Imagen de Google MapsBELLOUT AHMED

La atracción principal de este lugar es el inmenso patio ubicado en el centro de la mezquita, con un encantador estanque rectangular en el medio, que resulta majestuoso a la vista. También destaca su única aula donde se impartía conocimiento y al mismo tiempo, servía como lugar de oración. Sin embargo, el rincón más sobresaliente, es el Santuario octogonal que deja ver un precioso techo de cedro tallado.

Plaza Jamaa El-Fna

En un lugar donde reina el caos y el bullicio, uno de los lugares recomendados que ver en Marrakech es la plaza Jamma El-Fna ya que es el sitio perfecto para la congregación de personas de todo tipo. En ella se juntan músicos, encantadores de serpientes, vendedores ambulantes, cuenta cuentos, tatuadores de henna e incluso monos malabaristas. Es todo un espectáculo que no puedes perderte si quieres pasar un momento ameno y divertido. Seguramente podrás sacarte unas graciosas fotos para tu Instagram sosteniendo una serpiente alrededor de tu cuerpo o cargando a un pequeño mono.

Plaza Jamaa El-Fna
Plaza Jamaa El-Fna

Una particularidad de esta plaza es que fue diseñada para resaltar la cultura marroquí. No posee grandes edificaciones ni monumentos exorbitantes en sus cercanías, pero la enorme diversidad y el contraste que se puede apreciar en ella, hace que se convierta en una experiencia inolvidable.  Sin duda, es el corazón de la ciudad.

La Mezquita Kutubía

Uno de los hitos históricos que ver en Marrakech es Kutubía, una estructura que se puede ver desde cualquier punto de la ciudad gracias a su colosal minarete de 70 metros. Actualmente, se considera el mayor logro arquitectónico de los almohades, una dinastía que controló la mayor parte de lo que hoy es España, así como también algunas tierras del norte de África entre 1146 y 1248.

Mezquita Kutubía
Mezquita Kutubía

En la parte de atrás de este monumento se encuentra el parque Lalla Hasna, un lugar acogedor lleno de imponentes árboles y magnificas fuentes, ideal para pasar el día.

El Museo de Marrakech

Se trata de un majestuoso palacio donde se exponen diversas obras que van desde el arte contemporáneo, hasta las piezas más antiguas provenientes de diferentes regiones de Morocco. Este museo forma parte del Palacio Dar Manebhi, construido en los inicios del siglo XX.

Museo de Marrakech
Museo de Marrakech – Imagen de Google Maps

En su interior se destaca una colosal lámpara de araña ubicada en el centro del edificio que hace juego perfectamente con la arquitectura clásica norteafricana.

Jardines Majorelle

El color y el misterio abundan en el interior de estos jardines. Repletos de cactus, helechos y palmeras, los jardines Majorelle es uno de los lugares más hermosos que ver en Marrakech. Esta es una obra del pintor de origen francés Jacques Majorelle, un fanático del arte y la vegetación, que se instaló en la ciudad a causa de su enfermedad, y creó estos jardines alrededor de su casa, que a su vez, le servía de estudio para pintar sus lienzos.

El pintor es reconocido mundialmente por sus brillantes obras que representan la vida marroquí y destacan un llamativo color azul vivo al que denominó “azul Majorelle”. Después de su muerte en 1962, el diseñador de moda Yves St Laurent compró la propiedad con todo y jardines y los rediseñó. Laurent estaba tan extasiado por este lugar que sus cenizas se esparcieron por todo el jardín después de su muerte en el año 2008.

Palacio de la Bahía

Otro de los lugares turísticos imperdibles que ver en Marrakech es el palacio de la Bahía. Este palacio fue construido especialmente para Bou Ahment, el visir (primer ministro) del sultán Hasan en el siglo XIX. Esta maravillosa edificación cuenta con azulejos interiores de zellige, pequeñas piedras pulidas que forman un gracioso mosaico ornamental. Los techos infinitos y la pulcra decoración reflejan el espíritu de la época.

Palacio de la bahía
Palacio de la bahía

El palacio también posee un espectacular jardín que es un deleite visual repleto de flores y árboles por doquier, que enfatiza una vez más que Marrakech es una ciudad de contrastes.

Palacio El Badi

Próximo al palacio de la Bahía se encuentra otro de los palacios imperdibles que ver en Marrakech como es el palacio El Badi. Es un extenso edificio con un jardín dentro de sus murallas y una espléndida vista de la ciudad que puede apreciarse desde la terraza. A día de hoy, los naranjos se han apoderado del paisaje y el esqueleto de esta obra arquitectónica te trasporta al pasado. A pesar de haber sido uno de los palacios más ostentosos de la época, dentro de él no hay nada, su interior está completamente desnudo y es la historia la que te cautiva y te hace entender su verdadero valor.

Tumbas de Saadi

Otro de los sitios históricos que ver en Marrakech son las tumbas de Saadi. En estas tumbas yacen los miembros más sobresalientes de la dinastía Saadi, que dirigió Marrakech entre los años 1524 y 1659. La belleza de este monumento es comparable a la de los palacios debido a su impresionante mano de obra, con delicadas columnas y mosaicos.

Un dato interesante, es que la entrada a estas tumbas no es tan sublime como imaginarías. La razón, es que el sultán Ismail Ibn Sharif, que llegó al mando después de la caída de la dinastía Saadi, dio la orden que todo lo que quedara de ellos fuera destruido para que pareciera que nunca existieron.

Por supuesto, demoler las tumbas no estaba en sus planes ya que en la cultura marroquí, sería un sacrilegio. No obstante, hizo tapar la entrada del cementerio con un vasto muro que se cubrió de arena y a lo largo de los años, formó una especie de montículo. El sultán tenía la esperanza de que aquello que no podía verse, pasara al olvido. Y logró su propósito, durante un tiempo. Por lo menos hasta el año 1917, cuando las tumbas volvieron a encontrarse gracias al hallazgo de los franceses.

Casa Tiskiwin

Si realmente quieres introducirte en la cultura marroquí y tener una experiencia completa, este es un lugar imprescindible que ver en Marrakech. Esta casa es en realidad un museo donde los visitantes tienen la oportunidad de observar diferentes elementos propios del arte marroquí.

La casa Tiskiwin fue fundada por Bert Flint, un historiador holandés que dedicó su vida a coleccionar piezas arquitectónicas y artesanías tradicionales de los pueblos del Atlas y el Sahara. Podrás disfrutar de colecciones de ropas, mobiliarios, instrumentos musicales, alfombras y cerámicas, características de cada uno de los rincones del país. Este museo se encuentra relativamente cerca del Palacio de la Bahía, así que no hay excusas para no visitarlo.

Essaouira

Cuando se trata de lugares sublimes, Essaouria no puede quedarse atrás. Ubicada en la costa atlántica del océano marroquí, esta ciudad forma parte del Patrimonio mundial de la UNESCO desde 2001. Es un sitio que te quitará el aliento, donde las culturas árabe y portuguesa se mezclan con la cultura del desierto y sobre todo, te ofrece suntuosas vistas que podrás fotografiar a tu antojo.

Essaouira es un espectáculo visual con bosques, colinas y dunas de arena fina que bordean la isla. Allí puedes comprar artesanías y gozar de la alegre vibra del litoral y del intercambio cultural que se ofrece.

 Resumen de cosas que ver en Marrakech

  • Mezquita de Ali Ibn Yusuf
  • Plaza Jamaa El-Fna
  • La Mezquita Kutubía
  • El Museo de Marrakech
  • Jardines Majorelle
  • Palacio de la Bahía
  • Palacio El Badi
  • Tumbas de Saadi
  • Casa Tiskiwin
  • Essaouira